Trastornos emocionales

Trastornos emocionales

Trastornos emocionales de los adolescentes más frecuentes.

Patrones de apego inseguros.

La mayoría de los trastornos emocionales de los adolescentes tienen su origen en patrones de apego inseguros

En la actualidad, gran parte de los trastornos emocionales y conductuales de los adolescentes tienen su origen en patrones de apego inseguro donde prima un vacío emocional y una sensación de rechazo, lo cual provoca el deterioro de los vínculos afectivos y la fragilidad de las relaciones en la primera infancia.

Se trata de unos trastornos que provocan problemas emocionales de identidad y de relaciones, ya que la tendencia es la creación de chicos frágiles a la hora de enfrentarse al mundo. El mundo de transformación en el que vivimos influye directamente en la aparición de trastornos mentales propios de la adolescencia como trastornos de personalidad, trastornos psicóticos, trastorno del estado de ánimo o consumo de drogas.

No es raro que durante la adolescencia los jóvenes se sientan agobiados por temores y miedos, por sentimientos de infelicidad y tristeza, por dificultades para aprender (sin problema médico asociado) o por fallas en la relación con los demás, entre otros problemas.

Cuando estas situaciones son tan intensas que se hacen difíciles de enfrentar por parte del adolescente o de sus padres, pueden terminar transformándose en complicaciones mayores o conductas inapropiadas. En algunos casos, incluso pueden asociarse a la aparición de enfermedades físicas. En todos estos eventos, es recomendable acudir a ayuda especializada.salud en adolscentes psicologos valencia

Trastornos emocionales más comunes en los adolescentes.

La adolescencia es una edad muy complicada, tanto para el joven que está experimentando una gran cantidad de cambios internos y externos que no sabe controlar, como para los padres y adultos que estamos con él, pues su actitud casi siempre suele impedir que se pueda hablar tranquilamente o que podamos comprender qué le ocurre exactamente. En la adolescencia es común la aparición de ciertos problemas psicológicos que son más o menos grave según el trastorno del que se trate, el momento de su identificación y diagnóstico y el tratamiento de psicólogos y apoyo que reciba el adolescente.

​El temperamento de los niños varía y, por lo tanto, estos son bastante diferentes en su capacidad para enfrentar el estrés y los problemas diarios. Algunos niños son de trato fácil por naturaleza y se adaptan fácilmente a los acontecimientos y a las nuevas situaciones. A otros, los cambios en sus vidas los desestabilizan.

La ansiedad en los adolescentes.

Como explican en el Consejo General de la Psicología de España (COP), los adolescentes son nerviosos por naturaleza, pero su ansiedad debe mantenerse dentro de unos límites para que no afecte de manera negativa en su vida. Los adolescentes con altos niveles de ansiedad suelen mostrarse inseguros, perfeccionistas y con gran necesidad de recibir la aprobación de los demás. Por lo general confían poco en sí mismos y son temerosos de muchas situaciones.

La crisis de ansiedad: es «la ansiedad en su grado máximo». Aparece de forma brusca y suele ser de corta duración, aunque muy intensa: da la sensación de muerte inminente. Entre sus síntomas destacan las palpitaciones, sudoración, temblores y sensación de ahogo, así como dolor en el pecho y molestias alrededor del corazón.

En cuanto al Trastorno de Ansiedad, no hay una edad para padecerlo, debido a que todos somos propensos. En la adolescencia produce: inseguridad, deseo por alcanzar la perfección y la aprobación de los demás. Entre sus síntomas destacan las palpitaciones, sudoración, temblores y sensación de ahogo, así como dolor en el pecho y molestias alrededor del corazón. Puede desencadenar en otros trastornos más complejos como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).problemas emocionales en adolescentes por psicólogos valencia

La adolescencia es una etapa de bastantes cambios, es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como una etapa crucial del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios. Aunque es sinónimo de crecimiento excepcional y gran potencial, constituye también una etapa de riesgos considerables.

Para lo anterior se recomienda establecer una relación estrecha de los hijos hacia los padres y viceversa, que permita intervenir eficazmente en caso de cualquier anomalía, es decir, saber distinguir entre un lapso de estrés normal y uno prolongado. Es relevante que sepas diferenciar entre los trastornos más comunes con los que no lo son, como:

Depresión

Los adolescentes con depresión por lo general ven todo negativamente y son incapaces de imaginar que cualquier problema o situación se puede resolver de un modo positivo. Es un padecimiento que hace que pierdas el interés por cosas que antes disfrutabas, cambia la forma en la que se perciben a ellos mismos y a las personas que están a su alrededor.

Va más allá de lapsos pequeños de tristeza es como una forma de ver la vida. Según la OMS, la depresión es más frecuente de lo que se piensa, y calcula que más de 300 millones de personas en todo el mundo la padecen. Si nota que su hijo tiene más de dos semanas en un estado de tristeza o angustia, contacte con un profesional.

Estrés

La adolescencia es una de las épocas más estresantes, debido a los numerosos cambios físicos y psicológicos. Se define como una alteración que se produce cuando estamos sometidos a una amenaza o a una demanda que nos parece difícil de asumir. El estrés agudo produce: ansiedad, aislamiento, agresividad, entre otros padecimientos. Los hijos de padres perfeccionistas se vuelven más propensos a padecerla.

Trastorno bipolar

También conocido como la depresión maníaca, es una enfermedad mental que incluye episodios serios de la manía y la depresión. Causa cambios drásticos de altas y bajas de temperamento, una persona bipolar va de sentirse extremadamente deprimido y sin esperanza a feliz y optimista, con períodos de temperamento normal entre los cambios. Típicamente comienza en la adolescencia o durante la temprana adultez y continúa a través de toda la vida, a pesar de que suele confundirse con simples problemas en la personalidad o la actitud, una vez diagnosticada es una de las enfermedades mentales más tratables.

Trastornos de alimentación

También conocidos como trastornos de la conducta alimentaria, consisten en graves alteraciones en las conductas relacionadas con la alimentación y el control de peso, están asociados con una gran variedad de consecuencias psicológicas, físicas y sociales adversas. Los jóvenes, al sentirse presionados por cumplir con los estándares de belleza impuestos por la sociedad, suelen caer en problemas de bulimia, anorexia y otros derivados.trastornos alimentacion adolescentes psicologos valencia

Todos estos trastornos, si bien, pueden afectar el desarrollo adolescente de tus hijos son tratables, si se diagnostican a tiempo. La mejor forma de combatirlos es acercarte a tus hijos, aún cuando quieran estar solos. Otra forma de apoyarlos es haciendo equipo con sus maestros y pedir ayuda al personal psicológico de su colegio, en caso de creerlo necesario. Por último, recuerda que las enfermedades mentales deben tratarse a tiempo, ya que aunque se presentan en la adolescencia, no desaparecen con ella.

Abrir chat